Audelina Venegas tiene 45 años y vive en Chillán. Hace un año atrás se desempeñaba como ejecutiva de ventas, hasta que algunos mareos y vértigo comenzaron a molestarle y hacer que sus rutinas fueran más extenuantes. Luego tuvo síntomas de estrabismo y decidió consultar. Pensaba que una operación podría corregir su visión. No imaginaba que un tumor glómico estaba creciendo en su cerebro.

“Pasé por varios médicos hasta que un neurocirujano del Hospital Clínico de la Universidad Católica detectó el tumor en una resonancia magnética y me indicó que aunque es un tumor benigno-por su localización- era muy peligroso e inoperable. Por segundos pensé que no había alternativa, hasta que mencionó la radiocirugía con CyberKnife para detener el crecimiento y evitar que siga invadiendo mi cerebro al punto de no permitirme respirar”.

Cada año en Chile se diagnostican alrededor de 900 casos nuevos de cáncer al cerebro y sistema nervioso central. Se trata de diversos tipos de lesiones malignas y benignas, primarias y metastásicas que por su localización intracraneal, afectan en forma importante la calidad de vida.

Es el caso de Audelina, quien fue tratada con esta técnica mínimamente invasiva. La neurocirujana y radioterapeuta Dra. Loreto Yáñez explica que “las ventajas de la radiocirugía a diferencia de la radioterapia de encéfalo total, puede tratar un tumor entre pocos días (uno a cinco días) mediante la administración de una dosis elevada de radiación con una alta precisión. Este tratamiento permite atacar el tumor con una dosis elevada sin dañar el tejido cerebral circundante”.

Para conseguir esta precisión, algunos aparatos de radiocirugía, requieren la fijación de un marco estereotáctico rígido a la cabeza del paciente con el fin de que el sistema pueda situar la localización exacta del tumor. Estos marcos se atornillan al cráneo después de administrarle anestesia local, lo que puede resultar incómodo”. Agrega que el robot puede determinar la localización exacta del tumor a tiempo real mediante el uso de imágenes radiográficas obtenidas durante el tratamiento del cáncer cerebral que hacen referencia a las estructuras óseas únicas de la cabeza del paciente.