Eliana y su esposo estaban prontos a celebrar sus Bodas de Oro. La familia se reuniría para festejarlos con alegría, pero las hijas y los nietos sentían ansiedad, ya que hace unos meses Eliana había recibido el diagnóstico de cáncer hepático, y en cualquier momento podían confirmarle que las características del cáncer calificaban para el tratamiento con el robot CyberKnife.

Días antes de la celebración le comunicaron la buena noticia. Por eso la fiesta familiar se vivió con grandes esperanzas de mejoría. Ya han pasado dos meses desde el procedimiento y Eliana se ha realizado exámenes que indican que tuvo buenos resultados. En dos meses más, un scanner determinará si el tumor está inactivo.

“Solamente tuve que asistir en siete oportunidades a FALP y cada vez volví a mis actividades habituales enseguida. Para mí este tratamiento es una nueva esperanza de vida, ya que no puedo ser operada ni trasplantada por el deterioro de mi hígado. Tengo una segunda oportunidad para vivir más y mejor”.

Los padres de Eliana fallecieron de cáncer y su esposo sobrevivió hace unos años a la enfermedad. Por eso, lo afronta con naturalidad. “Mi manera de tomarme la vida en general sigue igual. Disfruto de las pequeñas cosas mucho más que antes, cuido mi alimentación mucho más de lo que lo hacía antes e intento ser sumamente positiva. La actitud mental es básica en estos procesos y esa actitud lleva a salir adelante de los tropiezos que nos encontramos en el camino.”